Fuentes de glutamina

Fuentes de glutamina naturales

   Sabemos que la L-glutamina la puede sintetizar nuestro cuerpo a partir de otros aminoácidos, por eso es un aminoácido no esencial, pero también podemos obtenerla ingiriendo algunos alimentos que en sí mismos son fuentes de glutamina.

  • Origen animal: Se puede tomar a través de la carne (tanto de cerdo como de pollo), algunos pescados (salmón), lácteos (leche, queso y yogures) y huevos.
  • Origen vegetal: La podemos encontrar en algunos vegetales como por ejemplo la espinaca, el perejil y la col, pero es importante que estén crudos, ya que la cocción elimina gran parte de las propiedades de los aminoácidos. También se encuentra en las legumbres secas, tales como garbanzos o habas.Por último, la encontramos en algunos cereales, como el germen de trigo, la cebada y la avena.fuentes de glutamina

Glutamina como suplemento deportivo

   Ya hemos dicho anteriormente, que la glutamina, al ser un aminoácido no esencial, la fabrica el organismo, por lo tanto, no existe cantidad mínima diaria recomendada, aunque en términos normales, la cantidad de glutamina que ingerimos con los alimentos, suele estar entre uno y seis gramos diarios. No obstante, en algunas ocasiones, la demanda puede ser mayor debido a un aumento del esfuerzo físico o mental, un estado elevado de estrés, o incluso debido a alguna patología.

   Para estos casos, donde nuestro cuerpo demanda más cantidad de glutamina, tenemos la opción de tomarla como suplemento. En el mercado, la encontramos en dos formatos principalmente: en cápsulas y en polvo, siendo ésta la más comercializada, debido a que es más económica y tiene el mismo efecto.

   Para la suplementación con glutamina tenemos que tener en cuenta varios factores, como la dosis apropiada, cuándo tomarla y con qué complementarla.

   Según los expertos, la dosis de glutamina recomendada para personas que realizan una actividad física elevada varía de entre 10 y 20 gramos al día, divididas en diferentes tomas. Los mejores momentos para tomarla son inmediatamente después de entrenar y justo antes de irse a la cama.

   Después del entrenamiento, nuestros niveles de glutamina descienden, y la hormona cortisol aumenta, así que tomando una dosis de 5 gramos de glutamina, media hora después de entrenar, evitamos el catabolismo muscular.

   Por la noche no consumimos ningún alimento, por lo que puede haber un proceso de catabolismo muscular, así que tomando 5 gramos de glutamina justo antes de acostarnos, evitaremos el consumo muscular.

   En caso de tomar 15 gramos de glutamina al día, podemos tomar 5 gramos media hora antes de entrenar.

   En términos generales, la suplementación con glutamina ha demostrado ser muy efectiva y segura, y sin ningún tipo de efecto secundario (exceptuando personas con problemas renales y de hígado)

<span class="genericon genericon-category"></span>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *