Cerezas: Un placer sano

   Las cerezas son un regalo de la naturaleza. Una fruta de temporada a la que sólo tenemos acceso desde abril hasta mediados de agosto. Jugosas y dulces, contienen minerales, fibra, vitaminas y proteínas. Su consumo diario ayuda a reducir los niveles sanguíneos de ácido úrico, entre otras ventajas.

   Las cerezas ya eran cultivadas por los griegos en el siglo IV antes de Cristo. Sería una fruta más si no tuviera ese sabor tan diferente, dulce y agradable al gusto. Su color, unas veces carmín oscuro, casi negro, y otras rojo rubí, se debe a la variedad y a la cantidad de sol que las madura. Hay muchísimas variedades de cerezas, destacando entre ellas “la picota”, por su especial sabor. En España es un cultivo muy extendido en la comunidad extremeña, de donde tienen fama las cultivadas en “el Valle del Jerte“, y en determinadas zonas del País Vasco. Es necesaria una gran delicadeza para su recolección, clasificación, selección y envasado, siendo necesario por ello hacer todo este proceso de forma manual, recogiendo cada cereza una a una, evitando así dañar la planta. Se suele realizar en las horas de temperatura más baja del día. Podíamos hablar de una fruta “artesana”, por todo el “cariño” y el trabajo que requiere su recolección. Este alimento es ideal para los días de calor ya que posee un alto contenido en agua (hasta el 80 por ciento).

cerezas

Beneficios del consumo de cerezas

  1. Es una buena fuente de vitamina C y bioflavonoides, convirtiéndose de este modo en un excelente antioxidante. Pero lo que realmente la distingue como un alimento saludable es su contenido en “ácido elágico”, sustancia de acción antioxidante.
  2. Su aporte calórico es bajo, similar al del resto de frutas. Unas 50 calorías por cada 100 g. de cerezas.
  3. Las cerezas más oscuras contienen más hierro, magnesio y potasio que las otras variedades más claras, pero todas son una buena fuente de silicio y de provitamina A (beta-caroteno).
  4. El consumo diario de cerezas ayuda a reducir los niveles sanguíneos de ácido úrico, lo que puede evitar la gota.
  5. Los tallos de las cerezas tomados en té, tienen efectos diuréticos, además de tener propiedades para tratar resfriados, catarros, tos y bronquitis.
  6. Se ha demostrado que el consumo de cerezas puede regular los ciclos de sueño, al contener melatonina, triptófano y serotonina.
  7. Poseen una cantidad interesante de ácido fólico.
  8. Cerezas, guindas y otros frutos rojos, forman parte de los alimentos recomendados para una rápida recuperación muscular después de un entrenamiento deportivo intenso, ya que son ricos en antocianinas antioxidantes.Lo más aconsejable es ingerirla una hora antes o una hora después de las comidas, porque de esta manera se asimilan mucho mejor todos sus componentes nutricionales y depurativos, sin interferir con los procesos digestivos ni dar lugar a sensaciones molestas de hinchazón. ¡Incorpora este magnífico alimento a tu dieta y consigue todos estos beneficios disfrutando de un sabor exquisito!
<span class="genericon genericon-category"></span>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *